lunes, 19 de noviembre de 2012

Despedida con Neruda

Desperté a las 10:37 am. Abrí los ojos y sostuve la mirada en el techo de mi habitación en dónde tenía pegadas pequeñas notas que él siempre me dejaba. Me quedé con la silueta fría y desinteresada hasta que la luz del sol se volcó molesta y me vi en la obligación de levantarme. En la ducha comencé a planear mi día, ir tal vez a visitar a mis familiares, o ir a una biblioteca, ir quizás al cine o simplemente quedarme en casa. El olor a café estaba impregnado en toda la cocina y el animo para lavar la loza acumulada, me faltaba. Así que salí. Salpique a las calles de mi ciudad tratando de encontrar travesuras que me abrumaran. Pero no encontraba nada. Creo que caminé 20 cuadras sin encontrar lo que buscaba. Fue entonces cuando entre a un ciber, busque un poema de Neruda e imprimí 50 hojas. Y nuevamente comencé a caminar hasta la plaza 23 de marzo, cerca de su hogar. Me dispuse despedirme, dejarle unas cuantas notas y todas con el mismo mensaje, me dispuse vengarme así cómo el se vengaba de mí cada mañana en que después de una noche imparable de hacer el amor, yo me quedaba en la cama. Llené de notas con la despedida de Neruda toda la cuadra por la que él suele transitar para llegar al paradero.



Llegué a casa las 19:45 pm. tenía 4 mensajes en mi contestadora, el primer mensaje decía que era una inmadura e infantil. El segundo me decía que Neruda trató de decir en su poema, otra cosa muy diferente a la interpretación que le di. En el tercer mensaje mencionó que le devolviera sus libros y su cámara fotográfica. En el cuarto hubo un silencio de 3 minutos... posterior a eso me dijo que a pesar de mis torpezas aún me quería.

1 comentario:

  1. ¡Jajaja. Me gustó mucho lo del poema desparramado en su camino!

    ResponderEliminar