viernes, 20 de abril de 2012

Primer día.

¿Aún te acuerdas como nos conocimos?
Tenias un corte de pelo muy gracioso, aunque era la moda, a mi nunca me gustó mucho, pero en ti se veía bien, todo por convertirte en alguien especial para mí .
Yo estaba sentada en el parque de la universidad tratando de resolver unos ejercicios, y como sabes que jamás me gustó pedir consejos, sólo me quedaba tratar de entender más de la cuenta, eras tan molesto.
- ¿Puedo ayudarte? - preguntaste con entusiasmo y sonriente.
- No gracias, yo puedo. - fui tan pesada y realmente se notó que no te agrade, por tu rostro, además que te fuiste y me sentí mal por eso... y te seguí! traté de seguir tu ritmo hasta alcanzarte y ser sincera, por que en realidad si necesitaba tu ayuda.
- No, ya que tu puedes... ¿Verdad? - eso fue lo que respondiste sonriendo, una sonrisa tan falsa e igual de encantadora que la natural, y ahí me dejaste... enojada, con rabia y unas ganas de golpearte y así fue durante las 2 primeras semanas, pero... no sé en que momento llegamos a esto...
No me arrepiento.

3 comentarios:

  1. xD me causo gracia.

    ResponderEliminar
  2. ironias de la vida quizas , creo que nunca debemos arrepentirnos de lo que logramos o lo que no logramos

    ResponderEliminar
  3. La primera vista de un hombre, siempre es la tercera o cuarta de una mujer xD jajajaja

    Que bonito momento recordaste... y que ha pasado ahora? u.u

    ResponderEliminar