viernes, 19 de agosto de 2011

Dos saltos a la felicidad.

Deslizaba sus finos dedos por los cabellos que caían en su hombro desnudo, se vestía lentamente esperando que el día no acabara. Sonreía de ver sus zapatos manchados, sonreía al saborear lo mal que estaba la comida, sonrió cuando el cartero se equivoco de encomienda... y las nubes sobre ella no existían, la llovizna era bien recibida mientras jugaba con las gotas que caían sobre su rostro, daba mil vueltas a la corriente del viento, unos pequeños saltos para demostrar que no era un sueño, todo un goce con la vida, pues le había enseñado que no hay limites para amar, que sus sentimientos hay que vivirlos y ahora es el momento, mientras no lastimes a nadie vive tu vida como tu quieras por que es tú único regalo, tu única elección.

5 comentarios:

  1. Tienes razon , la vida es una sola y hay que vivirla a concho y si la idea es no lastimar a nadie aunque eso es muy dificil y mas ahora en una sociedad un poco individualista pero creo que si cada dia ponemos en practica quizas lo podemos lograr :) .

    ResponderEliminar
  2. Está cerquita, sólo hay que auparse para alcanzarla, aunque a veces se nos escape. Beijinhos.

    ResponderEliminar
  3. & si tienes TODAS las letras llenas de raon vida solo es una
    que hay que disfrutarla como si fueran dos (:
    la vida esta llena de cosas buenas
    solo que hay que saberlas buscar!

    muy buena entrada (:

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar