lunes, 31 de enero de 2011

Sophie


Sophie no lo amaba, pero le encantaba entregarse a brazos ajenos sin sentimientos tratando de lidiar con los suyos. Tocaba su pierna, su pecho; besaba sus labios, sus brazos, pero lo único que sentía era ver morir cada ves mas la imagen de su amado en sus pensamientos, lo ocultaba en los rincones de su corazón para no amar, para no sentir, para...

Sin duda amaba, pero la idea de dejar escapar todo ese amor le producía miedo por eso prefería ser infeliz por que era mejor lidiar con aquello que conoces que enfrentarte a lo desconocido.

6 comentarios:

  1. desconocido.. es mi palabra de la semana

    ResponderEliminar
  2. ¿Será...?

    Yo soy más partidaria de regodearme en mi miseria que aventurarme en cuerpos que no amo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Yo creo que demasiadas veces, nos autoprotegemos con la única intención de no hacernos daño.
    Y que muchas otras otras sucumbimos a la pasión y los excesos.
    La vida es definitivamente demasiado complicada de entender.
    Un besote, y un placer.

    ResponderEliminar
  4. El miedo no es bueno en ningún caso.
    besos

    ResponderEliminar
  5. Siempre el miedo a lo desconocido nos inmovivliza... de pronto el corer riesgos, se hace atractivo.

    Me gustó la foto que acompaña tu escrito ^^

    Saludos Jaz!

    ResponderEliminar