domingo, 16 de enero de 2011

Olor a:


La habitación tiene un olor azumagado con esencia de abatimiento, por la esquina derecha huele a aburrimiento que se esparce por los 3 x 3 metros de esta nauseabunda habitación. Su hora pic son las 3:30, donde antes de eso come por obligación y luego se desanima para encerrarse en su cuarto.
Posee un desodorante que huele a satisfacción cuando lo combinas con un toque de fascinación, entonces hasta oler las paginas del libro que acaba de leer le parece placentero y su vida ya no se hace tan aburrida.

Por la noche corresponde hacer lo de siempre, pero prefiere dejarlo y desaparecer de la gente. Le fascina también la idea de no tener contacto social, de desaparecer de las miradas que la agotan, de esconderse de los planes, las palabra, los abrazos y el bullicio. No, no es soledad, es sólo comodidad de estar sola con sus pensamientos, su esencia y malestar.

Quizás deba decir que el olor final que la logra esconder en su pequeña habitación, no es mas que la nostalgia de lo que no es, pudo ser y no será.

4 comentarios:

  1. Todo lo que es ya fue, y dejo de ser, todo lo que puede ser, puede ser, sera o no sera, solo es o no? si hacemos o no que sea lo que sea

    ResponderEliminar
  2. Hmm, cuánto de esos aromas me remiten a mi propia vida.
    Sí, se huele la melancolía, los planes fallidos, el desasosiego.
    ¿Será que hay que confiar en el día en que se huela también la felicidad?

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Jazmin!...
    La intranquilidad, la insatisfaccion de algo nos lleva a percatarnos de las cosas mas insignificantes, en este caso...a un olor subjetivamente (pero no objetivamente) identificable!

    ResponderEliminar
  4. PD: La primera semana del año fue deprimente, pero todo parece pintar mejor ahora. Y tú? Todo ha mejorado?

    ResponderEliminar