lunes, 28 de junio de 2010

Estás aquí.


No hay nada más reconfortante que dar vueltas y sentir el aire golpeando fuertemente en tu rostro, saber que todo en ti... ¡todo se revuelve! y aún después de eso... sigues cuerda.