domingo, 9 de mayo de 2010

No.

No quiero sentir, sabes.
No quiero gustar a alguien.
Quiero pasear, volar, reír, sentirme libre, no amar, sólo hablar, conocer, conocer tanto que jamás quiera dejar de saber algo nuevo cada día, permanecer sola sin compromisos, no quiero comprometer mi corazón, que cuando una mujer lo compromete, lo entrega del todo.
Simplemente no quiero que me gustes.

8 comentarios:

  1. ¿No amar? Pero es tan lindo...
    Alguna vez me dijeron que cuando amamos hay que darlo todo, sin pensar en qué va a hacer el otro. Al fin de cuentas, no importa como terminen las cosas. Lo importante es que hayas amado.

    Besos!

    ResponderEliminar
  2. Yo tampoco quiero amar, aunque tampoco se que es eso, es decir ¿sabe a algo? ¿como lo reconosco?...

    Es cruelmente lindo y lamentable querer lo que no se puede tener.
    ¿sabes de alguna cura que borre nuestras memorias? que borre esos momentos felices para no sufrir luego
    Para que esa persona no sufra por mi desdichado corazón que no sabe amar.

    Te quiero =)

    ResponderEliminar
  3. Sobre estas cuestiones, no tenemos poder de decisión, jeje.
    Y no es incompatible querer con pasear, volar, reír y sentirse libre.

    Saludos :)

    ResponderEliminar
  4. Coincido totalmente contigo Jaz.
    Pero que éso no coloque tu corazon de piedra éh.

    Abrazos grandes!

    PD: Está muy bella tu nueva plantilla ! ^^

    ResponderEliminar
  5. No eres de nadie, y nadie es tuyo. Pero SIENTE, amorcito. Siente porque la vida se trata de eso. Siente hasta que duela. Sólo así aprendemos.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  6. Vaya. Qué de cosas quieres.

    ResponderEliminar
  7. "Dices: "Iré a otra tierra, hacia otro mar
    y una ciudad mejor con certeza hallaré.
    Pues cada esfuerzo mío está aquí condenado,
    Y muere mi corazón
    lo mismo que mis pensamientos en esta desolada languidez.
    Donde vuelvo los ojos sólo veo
    las oscuras ruinas de mi vida
    y los muchos años que aquí pasé o destruí".

    No hallarás otra tierra ni otro mar.
    La ciudad irá en ti siempre. Volverás
    a las mismas calles. Y en los mismos suburbios llegará tu vejez;
    en la misma casa encanecerás.
    Pues la ciudad es siempre la misma. Otra no busques -no la hay-
    ni caminos ni barco para ti.
    La vida que aquí perdiste
    la has destruido en toda la tierra."

    ResponderEliminar