martes, 6 de octubre de 2009

Ice Cream

Bajó la mirada para ver sus pies avanzar.
- No puede ser... - dijo alarmada mientras su amigo corría la vista preocupado.
- ¿Que sucede? - pregunta inquieto intentando descifrar el código de la pequeña.
- Tengo una mancha en mi zapatilla... mira - apunta a su pies y a la pequeña mancha de helado.
- No sé por que aún me sorprendo... debes aprender a comer helado, mira de esta forma - Mientras le enseñaba a comer helado a la niña, ella lo observaba como alguien observa a su tutor para aprender algo nuevo, aunque esto fuese anormal.
- Él come de una manera diferente - esta ves alguien caminaba en dirección contraria, un hombre ya mayor que disfrutaba un helado igual que ellos. - Se ve más rápido de esa manera... lo haré como el... - y así fue como abrió su boca lo mas grande que pudo, imitando a la perfección al mayor que había visto...
- Nana! así... no... - dijo mientras veía a la niña quien ya se había tragado todo el helado.
- ¿Aún no terminas? eres lento, yo ya termine y eso que es la primera ves que como helado.

4 comentarios:

  1. Me gustó la metáfora, que al mismo tiempo puede dividirse en varias. Una podría ser que debemos aprender a disfrutar, como quería enseñarle la persona mayor. Otra que a veces los niños aprenden más rápido de lo que los mayores creen, e incluso los superan. Otra podría ser que podemos llegar a idénticos resultados, por diferentes caminos...

    Mis saludos desde Ángel Poético.

    ResponderEliminar
  2. JaJaJAJAa

    Los niños tienen esa inocencia y ésa rapidez de una gacela en aprender mañas... o buscan la manera de hacer lo que ellos quieren.

    Imagino a la pequeña desobedeciendo a su "Tutor" de helado xD

    Recuerdo que a mí siempre me retaban, porque manchaba mis poleras y quedaba con bigote, cada vez que tomaba bebida u.u


    Me gustó tu relato... tiene esa inocencia que me gusta :D

    Sa ludos! y que tengas buen finde!

    ResponderEliminar
  3. tierno relato y buen final abrazos buena semana

    ResponderEliminar