martes, 13 de octubre de 2009

Diario, cuaderno, como sea.

Siempre me he preguntado cuando deje de escribir tan comúnmente como lo hacía antes, de la noche a la mañana las palabras no me salen tan fluidas, mi imaginación se eleva por montones, pero luego me olvido y no las logro escribir.

Es por eso que me compré un cuaderno, uno rojo, no es un diario de vida, pero me sirve para desahogarme.

Siempre lo llevo conmigo, a donde valla el está ahí, dispuesto a ser manchado y garabateado, así las ideas que tengo, las escribo al momento; buena solución para no olvidar las cosas.

¿Has intentado algo así?

Créeme, es mejor que escribir en el computador.

1 comentario:

  1. Tengo un cuaderno, no muy ordenado... pero lo tengo xD.

    Hace un par de días me pasó éso... de sentirme extraña al tomar un lápiz, un papel... y querer plasmar ciertas cosas... y no podía.

    Me sentí incómoda, ya que noté de inmediato la costumbre al teclado.

    Y tú tienes un lápiz mágico?
    Yo tengo uno! :D

    ResponderEliminar