lunes, 24 de agosto de 2009

Stop!

No podía mirar sus ojos, me daba vergüenza, y parece tonto, pero es la verdad.
Me vio desnuda, no me avergoncé por eso, me avergoncé de amarle tanto, tanto como él no a mí. Yo sabía perfectamente que no debía, pero mis impulsos y deseos fueron más fuertes, el compartir con él algo y tener aunque sea un remoto recuerdo de los dos juntos... era lo que quería. Y así cuando lo recordará, diría "si pasó" y no tener que verlo como un hombre que jamás tuve".

Idiota, al fin y al cabo da lo mismo, nunca fue mio y ahí me quede, acostada en la cama entre sabanas, frías, muy frías. Yo no quería tapas, frazadas, yo quería que él me abrigará, me abrazará y me entregara todo su calor y olvidar el frió de esa mañana. Pero no fue así. Se levantó silenciosamente, se vistió y yo humillada me hice la dormida, mientras en mi interior me retorcía de dolor al verlo partir.

Y en este mismo instante, el dolor sigue, y en mi acto y personalidad masoquista, desde ese día, todas las mañanas me quedó un rato más en la cama soportando el frío, con mis piernas y cuerpo entre las mismas sabanas que él acarició; como una muñeca tonta, me abrazo a mi misma para consolarme y decirme que ya no más, que no lo espere más.

Seré padre!

Han pasado unas cuatro semanas, o quizás más, y aún no logro asumir que sea verdad.
Ha pasado bastante tiempo desde que lo sé y me cuesta decir "así es".
Aún me duele, y aún siento la pena, tristeza y alegría de ella como si fuese la mía. "Seré padre" dije bromeando, tratando de creer que en verdad pasó.

Era un día cálido, yo felizmente me acercaba a la casa de mi amiga, a quién no veía hace una semana, tenía ganas de abrazarla y contarle algunos de mis problemas. Como es de costumbre lo primero fue saludarle y preguntarle como se encontraba, no le dio más rodeo al asunto y me dijo "Hice algo indebido" yo pensé, "Rompió nuestra promesa, nuestro juego" [Ser virgen hasta la muerte (Enamorarnos)] no sentí nada, sólo que, dije... "falto yo" la verdad es que no sentí nada, me daba lo mismo, por que al final de todo, sé que se siente que las hormonas te jueguen en contra, es algo tan normal hoy en día, tan normal como cuando uno se sienta frente al computador; pero no demore en retractarme de mis pensamientos, se levantó y buscaba algo en uno de sus cajones, sacó un sobre, me asusté. Probablemente desde ese instante ya sabía que era, pero tenía una remota esperanza que estuviese equivocada, no lo estaba, 2 meses y con fotos de un pequeño átomo que no lograba ver bien, era tan pequeño que era una mancha en un cuaderno.


Creo que no manché el carnet de embarazó, pero lo que sí manche con mis lágrimas fue el hombro de mi amiga, de un punto de vista lejano, parece tonto, por que tendría que haber sido yo quién la consolaba a ella. Pero al parecer ella ya lo había asumido y llorado sola, me sentí mal por no estar en ese momento acompañándola, pero eso lo sentí después de... , la verdad era que me había decepcionado mucho.
Tonta, pensé de inmediato, tantas formas y ninguna usaste, es como que te dieran muchas puertas y por ninguna sales...
Ella no lloró, me limpió las lágrimas como siempre hacía cuando le lloraba y me acariciaba el pelo, diciendo que ella está bien, dispuesta a ser madre y a entregar lo mejor de ella.
La verdad es que no tengo duda en que será una buena madre, lo que me preocupa supongo que es su falta de experiencia para con todo, para vivir.
Entonces le sonreí y le dije, "no te preocupes, asumo mi paternidad" fue cuando del llanto pase a las risas y recordamos a mis compañeros que siempre nos decían "ustedes se gustan" nunca nadie entiende la amistad de nosotras. Un lazo tan unido como ese, que todos piensas que nuestro amor no puede ser de amigas, necesariamente tiene que ser de "lesbianas". Gente de pocos amigos, o gente que no conoce la verdadera amistad, querer, amar a alguien más que a uno mismo, no sucede sólo con los hijos o el amor de la vida, si no que también con nuestros amigos. Sólo espero estar para ella siempre y cuando tenga que trabajar para su hijo, poder cuidarlo y esperarla en casa a que llegue y decirle "¿como estuvo el día?"... entonces cuando la vea sonreír y abrazar a su hijo y jamás verla frustrada, yo seré feliz por que al final sí tenía algo para ofrecerle al pequeño o pequeña, tenía mucho cariño y cero frustración..




¿Existe un amigo más apegado que un hermano? si po, la Irene.

miércoles, 5 de agosto de 2009

Cien Autoras y autores de hoy.

"Woody Allen narra el siguiente diálogo con un psiquiatra:

- Doctor, mi hermano se cree gallina.
- ¿Por qué no lo interna?
- Porque necesito los huevos.

Algo semejante ocurre con nosotros. Nos creemos algo que no somos y mantenemos la fantasía por que necesitamos los huevos, esto es, sobrevivir. En medio del trabago cotidiano, de la lucha por la vida, la risa parece ser elemento esencial de la sabiduría."


Pierre Jacomet, Cien autoras y autores de hoy (fragmento)