viernes, 10 de julio de 2009

Cuando el tiempo te come.

Las horas pasaban con la luz cenital en un cuarto oscuro, olvidado, colapsado por la rutina.
Yo permanecía recostada en mi cama, buscando mil maneras para saciar mi aburrimiento; como es de costumbre, acudí a la pequeña librería de mi cuarto con ilustraciones fantásticas, cuentos para niños, hasta las obras literarias apreciadas en mi pequeña colección, me faltaban algunas claramente...
Dos de ellos me reclamaban por haberlos olvidado y recordar su existencia de ves en cuando tan sólo para quitarles el polvo, mis favoritos estaban en huelga por prestarlos constantemente, ya ni en casa pasaban los había arrojado a brazos y miradas ajenas, muchos de ellos aún no aparecen y sus compañeros los esperan para tapar el vacío en la estantería.
Los había leído todos, más de una vez, los había disfrutado a todos y también había desmantelado a muchos con una critica poco amable; claramente una pequeña colección no es solo para leerlos y guardarlos, también hay que analizarlos y compararlos.


Últimamente a falta de dinero y de personas cercanas que quisieran compartir algún libro conmigo, me obligaban a acudir a la biblioteca municipal, en donde más libros esperaban por lectores expertos, novatos, o simplemente lectores como yo...
Todos me miraban, algunos con esperanza de ser llevados, otros simplemente se conformaban con ser ojeados y muchos se sentían felices de ser visitados, fue en esas miradas en que vi lo pobre de la biblioteca municipal, la están olvidando, como también a ellos, a los libros que odian la tecnología, que gritan por un poco de espacio y que anhelan que le devuelvan su tiempo, su historia, su era...

lunes, 6 de julio de 2009

Complejo de Superman

- No tengo dos caras!... sólo soy un poco bipolar... - ofuscada cerro su libro para respirar y mirar el cielo azul que tenía para ella.
- Superman tenía dos caras... - continuo él con un poco de sarcasmo.
- Sí, superman, pero superman es un héroe y yo, no soy superman... - nuevamente hizo una pausa para respirar y continuar - no es fácil que la gente crea, vea, que puedo ser de una manera y luego de otra... ni yo lo entiendo.. y además...
- Superman lidiaba con eso... - le interrumpio y eso era algo que le desagradaba a ella...
- Superman era uno solo, que tenía una mascara que sólo le ocultaba el rostro, literalmente... - se cruzo de manos para mirarle a los ojos, acción que acostumbraba a realizar para terminar con su tesis - en cambio yo... tengo diferentes actitudes, personalidades, no es algo que pueda ser comparado con superman.
- Insisto, eres superman. - al parecer era perseverante, ¡Que chico más persistente!
- ¡Yo no vuelo! - le grito un poco ofuscada...
- Aseguraría que sí... vuelas cada ves que escribes...
- pero.... ¡Yo no tengo fuerza! - dijo esperando una respuesta convincente.
- Has superado muchas cosas, yo ya habría muerto... - dijo despreocupado entrecerrando los ojos.
- mmm Yo... no puedo lanzar esas cosas rojas por los ojos.
- Cuando te enojas, pareciera que sí... - se acerca a ella juntando un poco sus rostros - lanzas chispas! - ella se sonrojo
- ¿Y que me dirás ahora? ¿Que vengo del planeta Krypton y tengo un padre loco que quiere que desprecie a mi familia y cumpla mi objetivo en la tierra, renegando una raza inferior, que por cierto, me hace daño cada ves más?
- No lo harías, por eso eres superman - se cruzó de manos cerrando sus ojos, apoyado a aquella banca sumido en sus pensamientos - Además, para mi eres mi heroína.... ya deberías saberlo.
- Es difícil saber lo que piensas, siempre me sorprendes.
- Sabes tienes razón... no eres superman, por que es un super hombre.... tampoco eres supergirl, no eres nada atractiva... - ella le miro fríamente un poco molesta, aún así él prosiguió - además... uhm... no usas maquillaje, eso sería útil - la chica se paro para irse ofuscada, muy ofuscada - y no eres tan alta, tus piernas son cortas...
- Basta... - murmuró con un poco de tristeza para luego ver al muchacho reír entretenida mente.
- Lo siento, es sólo que hace tiempo no te veía así, un poco enojada... definitivamente tienes complejo de superman
- Y seguirás con eso...
- Claro... - le tomo la mano para alejarse del parque - Ven vamos...
- ¿A donde me llevas? - pregunto curiosa
- Al planeta Krypton.