domingo, 31 de mayo de 2009

No sé


"No sé", me dijo cuando le pregunte si quería ser mi amigo.
"No sé", respondió cuando quise que paseara conmigo.
"No sé", habló cuando pregunte si pensaba en mí.
"Tal ves", respondió cuando mis ojos le decían si me quería.
Yo también, me habló para corresponder mi amor.

6 comentarios:

  1. Ya lo he dicho.
    Muchos pueden corresponder mi amor.
    Incluso tú =)
    Creciendo en el mismo colegio de niños de básica... quién diría que íbamos a ser amigas...

    ResponderEliminar
  2. y lo comenté dos veces ._.

    lo siento.

    ResponderEliminar
  3. "Con un poco de imaginación, somos felices". Imaginación, resuena en mi cabeza llegando al músculo bombéa sangre...sí, se puede ser feliz con imaginación, bastante harto diría yo.

    ResponderEliminar
  4. Dicen que los niños con des-conocidos no deben de hablar, ¿te conozco?, ¿preséntese mija ya?, porfi, que aún adivino no soy, adivinar no sé, no es de pesadi, va con el juego, con el rol, con el papel, creo suponer.

    ResponderEliminar
  5. Siempre tuve problemas con el "yo también". No me gusta corresponder ni ser correspondida con esa respuesta. No cuando se lanza así, suelta. Hay que tener en cuenta que a las palabras se las lleva el viento... entonces hay que ponerles peso. "Yo también TE AMO" me gusta mucho más.
    Malditas dudas, ¿no?

    ResponderEliminar